fbpx

Supongo que debe ser la edad, pero a medida que pasa el tiempo lo de ser perfecta, o mejor dicho, la perfección exterior, esa que mostramos al resto para poder encajar con lo que nos rodea, la siento como una pesadez.

Y es que, sin duda, a estas alturas de mi vida lo que sí está presente en ella es pensar en algo tan cierto como que: “eres perfecta tal y como eres”.

Cuando te acercas a la cincuentena y te miras al espejo lo que tienes delante tuyo es la imagen de alguien a quién el paso del tiempo comienza a garabatearle arrugas en su rostro y a pintar su cabello con unas desafiantes canas, pero también a alguien a quién ese mismo paso del tiempo no le ha hecho cambiar su esencia… la persona que es, que soy: introvertida, paciente, serena, honesta, sincera, comprometida…

Deberíamos ir viendo pasar las etapas de la vida como momentos necesarios que nos hacen crecer como persona

Esa es la perfección en todos nosotros, la autenticidad, el ser como somos y no como quieren los demás que seamos o como nuestro “ideal” nos hace pensar que queremos ser. Un ideal que lo único que nos trae es sufrimiento por ese constante deseo de comparar lo que veo de mí (mi imperfección), con lo que me gustaría ser (ideal de perfección).

La experiencia de la vida debería aportar una visión calmada y reflexiva con la que relativizar esos deseos de convertirnos en lo que no somos, en buscar la copia perfecta de alguien idealizado. Deberíamos ir viendo pasar las etapas de la vida como momentos necesarios que nos hacen crecer como persona. Aprender de ellas para huir de estereotipos, de imágenes que lo único que consiguen es alejarnos de nuestro verdadero ser, de no aceptarnos ni de querenos tal y como somos.

Una de esas etapas es la de la maternidad. El ser madre supone una transformación, en todos los sentidos. Seguro que has notado que tu cuerpo no es el de antes y que la ropa que antes te ponías cómodamente ahora luce en tu armario esperando a que algún día recuperes tu contorno.

Por supuesto que se puede recuperar, con paciencia, con esfuerzo e ilusión. Es algo muy positivo y motivante aunque también debes pensar que aceptar esa transformación es algo natural, que no te hace ser menos mujer de la que eras antes de tener a tu hijo porque la auténtica Tú sigue ahí.

No te compares con nadie

Y sobre todo, no te compares con nadie. Ni con la vecina, ni con tu mejor amiga, ni con la actriz de moda que luce palmito nada más dar a luz. Tú eres tú. Siéntete orgullosa de ti, porque eres perfecta tal y como eres.

No te hablo de una perfección bajo unos criterios sociales, sino de tu esencia. Naces como eres, con tu forma de ser, con tus virtudes y con tus defectos. Que pueden ser moldeados, por supuesto. Puedes cambiar comportamientos, formas de pensar, de gestionar tus sentimientos, de crecer personalmente, pero lo que hay dentro de ti, tu esencia, es la que permanece siempre.

Mientras escribo me doy cuenta de lo que me aporta saber gestionar mis emociones, tener herramientas para poder reflexionar y conocerme mejor. ¿Y qué es lo que me aporta? Pues la seguridad de que ahora no juzgo mis acciones, ni mi forma de ser, de que me siento bien con la persona perfecta que hay en mí porque lo que me ha hecho ser quién soy es, realmente, mi sello de identidad, mi huella personal que dejo a los demás.

¿La clave que hizo sentirme yo? la aceptación

En mi post Pon un Introvertido en tu vida describí lo que suponía para mí ser una persona introvertida y cómo esa etiqueta que la sociedad te pone por el simple hecho de no ser “el estereotipo ideal de persona, la extrovertida, esa que es “amigo de todos” o “alma de la fiesta” te acaba estigmatizando, haciéndote sentir un bicho raro. ¿La clave que hizo sentirme yo? la aceptación.

Sin duda, el no creer en una misma, el no tener la calma interior para aceptar cómo eres, crea una batalla difícil de ganar entre tu Yo esencia con tu Yo idealizado.

Es esa búsqueda del “ideal” que hemos creado en nuestra mente que hace que nos comparemos con los otros, generando un constante sufrimiento por sentir que no somos los suficientemente perfectas como creemos que “son los demás”.

“Eres fruto de un proceso de adaptación. No estás aquí en Negativo, como si te faltara algo. Estás aquí en Positivo comenzando a construir”

Valeria Aragón

Estas palabras tan acertadas me hicieron pensar en cómo nos machacamos inútilmente, en cómo en edades tan complicadas como la adolescencia solo vemos lo mejor en los demás y nos infravaloramos sin apreciar todo lo bueno que tenemos.

Y eso es lo que hay que cuidar. Intentar, como padres, estar ahí y hacerles ver que tal como son, son perfectos, únicos, auténticos e irrepetibles. Que lo que aportan a los que tienen a su alrededor es por lo que son y no por lo que aparentan ser.

Sin duda, lograr que interioricen que su esencia como personas es lo que perdura, lo que no hay que cambiar, ayudará a que las inseguridades sobre sí mismos disminuyan y aumente una autoestima que, por desgracia, suele quedar relegada a un segundo plano en estas edades.

Lograr que interioricen que su esencia como personas es lo que perdura

De nada ayudan las redes sociales y el continuo goteo de imágenes de gente que vive de eso mismo, de su imagen. Influencers o youtubers, modelos a seguir de una superficialidad que quiere ser imitada a costa de arrinconar la propia identidad.

Y es que vivir en una sociedad, dónde lo auténtico y genuino se suele ver como una anomalía, puede hacer que acabes sintiéndote el patito feo de esa misma sociedad al no compartir unos patrones estéticos o de conducta.

Cada uno ha de seguir su camino y, sobretodo, aceptarse tal y como es, teniendo la inquietud de mejorar para crecer como persona y no para satisfacer a los demás.

Así que huye del ideal de perfección porque es una carrera sin fondo, sin límite, a la que difícilmente se suele llegar a su final.

Sentirte en paz contigo misma te llevará a no tener la necesidad de cambiar a nadie, de tratar de amoldarlo a lo que tú deseas para ti. Y es que aprender a aceptarse es también aprender a aceptar a los demás como son.

Recuérdalo siempre:

“No debes cambiar para encajar en el mundo. Eres perfecta tal y como eres”

Anónimo

Anterior
Siguiente